Estrella

Chaitén

Bienvenidos
¡Reserva ya!
Brújula

Descubre

Chaitén no solo es la puerta de entrada de la Patagonia,
¡es la Patagonia!
Santa Bárbara
Santa Bárbara
Click
Kayaking en Lago Yelcho
Kayaking en Lago Yelcho
Click
Puma Concolor Puma
Puma concolor puma
Click
Ventisquero Yelcho
Ventisquero Yelcho
Click
El Amarillo
El Amarillo
Click
Parque y Volcán Corcovado
Parque y Volcán Corcovado
Click
Ícono Naturaleza

Naturaleza

Descubre la tierra de imponentes
montañas y selva inexplorada.
Ver más
Ícono Gastronomía

Gastronomía

Sorpréndete con la oferta gastronómica
del llamado Chiloé continental.
Ver más
Ícono Alojamiento

Alojamiento

Desde la aventura de acampar al relax
del spa, Chaitén tiene tu opción.
Ver más
Ícono Transporte

Transporte

La aventura comienza en casa:
cómo ir desde o hacia Chaitén.
Ver más

Ubicación

N  
Dos puntos
  D
Chaitén en Sudamérica
CHAITÉN
X Región de Los Lagos
Chile
Planifica
tu viaje

Clima

Tipo: Templado Frío
Época de lluvias: Mayo - Julio (invierno)
Vegetación: Bosque Siempreverde

Temperatura Actual

Ícono de clima
 
Sensación térmica
No disponible
Máx
No disponible
- Mín
No disponible
Estrella

Un poco de historia

Nuestra historia comenzó hace 200 millones de años, cuando el actual territorio de Chaitén se encontraba unido a Nueva Zelanda y Nueva Guinea, tal como lo prueban las Nothofagaceae, una especie de árbol compartido sólo por estas tierras.

Cientos de años más tarde, aparecieron los hombres primitivos: los chonos. Los descubrimientos recientes los ubican como habitantes nómades y canoeros que dejaron su huella en dibujos que aún hoy yacen en las paredes de cuevas de origen volcánico que puedes visitar.

La historia moderna surgió hace tan sólo unos años, cuando en 1921 pobladores chilenos de Argentina y Chiloé llegaron a este lugar en busca de tierras para sus familias. A partir de entonces comenzó el proceso de colonización, que no se formalizó sino en 1940, cuando se fundó la ciudad de Chaitén.

En 2008, el hasta entonces desconocido volcán Chaitén entró en erupción y provocó lahares de ceniza que afectaron a casi todo el pueblo. Hace tan sólo cinco años que el gobierno habilitó su ocupación nuevamente. Desde entonces, esta historia de tesón y amor por nuestra tierra continúa escribiéndose.